Generosos ganadores de Lotto 6/49 Violet y Allen Large

Isabel Mateo


Cuando pensamos en ganar la lotería, normalmente pensamos en cómo podríamos gastar el dinero haciendo grandes cosas para nuestra familia, amigos y nosotros mismos. Es natural pensar de forma un tanto egoísta al considerar la posibilidad de ganar millones. ¿Quién no fantasearía con poder comprar su propia isla? Bueno, los generosos ganadores de Lotto 6/49 Violet y Allen Large demostraron ser muy diferentes al resto de nosotros cuando estaban más que ansiosos por ser desinteresados ​​al regalar la mayoría de sus ganancias.

Generosos ganadores de Lotto 6/49 Violet y Allen Large

Lotto 649 ganadores violeta y allen grande con cheque extragrande

Su gran victoria

En julio de 2010, los residentes de Nueva Escocia, Violet y Allen Large, se enteraron de que se habían llevado el premio mayor de $ 11.2 millones después de participar en el sorteo Canada Lotto 6/49. Por supuesto, la pareja estaba encantada, pero no por las mismas razones que lo estarían otros ganadores de la lotería. Inmediatamente, decidieron regalar la mayor parte de sus grandes ganancias. Naturalmente, primero se ocuparon de su familia. Más allá de eso, sin embargo, demostraron una bondad increíble al donar dinero a su comunidad, específicamente a iglesias locales, hospitales y otros grupos en su área. Como resultado, la pareja pertenece a un grupo raro y especial de ganadores que donaron sus ganancias desinteresadamente.

Cuando se les preguntó por qué serían tan generosos, Violet y Allen admitieron que no necesitaban el dinero en particular. Tenían un fondo de jubilación duradero, una gran casa y todo lo que necesitaban para sentirse cómodos. De hecho, solo se quedaron un asombroso dos por ciento de las ganancias ($ 224,000), específicamente para emergencias, lo que mostró al público lo contenta que estaba la pareja. Después de que Violet pasó un tiempo significativo en el hospital luchando contra el cáncer de ovario, ella y Allen solo querían seguir adelante con sus vidas mientras retribuían.

Recomendado:  Ganadores de lotería que aún son ricos

Como era de esperar, su generosidad les hizo ganar premios. El primero fue del Rotary Club. Cuando su vecina Laurie Sandeson se detuvo para felicitarlos por el premio, Violet y Allen le mostraron su agradecimiento regalándole gelatina casera. Después de eso, ganaron el Premio al Filántropo Individual Destacado Marítimo 2011 de la Asociación de Profesionales de Recaudación de Fondos. Desafortunadamente, no pudieron asistir al evento para aceptar su premio, ya que la enfermedad de Violet había comenzado a empeorar. A pesar de su falta de presencia, la multitud le dio a Violet una gran ovación. Estaba claro que habían cambiado la comunidad para mejor.

Historia personal

Violet y Allen Large se conocieron en Ontario, Canadá, cuando Violet se mudó a la ciudad por trabajo. Ambos estaban en un baile cuando Allen la vio. Cuando fue entrevistado por The Globe and Mail, Allen dijo que lo primero que pensó al conocer a Violet fue que «debía invitar a bailar a esa chica». Este evento solidificó su futuro, y en 1974, la pareja se casó. Se quedaron en Ontario con los hijos de Allen y los hijastros de Violet durante los siguientes 30 años. Allen trabajaba como soldador de acero, mientras que Violet trabajaba para empresas de cosmética y chocolate. Debido a que no tenían mucho dinero, los dos pasaron mucho tiempo juntos en casa mientras Allen miraba la televisión y Violet leía novelas románticas. Cuando salían, a los dos les encantaba frecuentar los bailes comunitarios.

En 1983, la pareja se jubiló y se mudó a Nueva Escocia. A pesar de no ser ricos, vivían con bastante comodidad y tenían todo lo que necesitaban. Como los dos estaban enamorados, no estaban tan preocupados por los artículos materiales o el dinero mientras pudieran estar juntos. Aún así, disfrutaban jugando a la lotería y lo hacían todas las semanas por si tenían suerte. Sin embargo, cuando finalmente ganaron, se refirieron a la situación como un «gran dolor de cabeza», que finalmente los llevó a hacer millones en donaciones caritativas.

Recomendado:  Revisión del Sorteo de la Lotería Polaca

Desafortunadamente, el 16 de julio de 2011, Violet falleció en el Hospital Regional de Colchester a la edad de 79 años. Allen, sus hijastras Louise y Betty, tres nietastas y cinco bisnietos le precedieron en la muerte.

Estafa por correo electrónico de lotería

El ganador de la lotería 649, Allen, llorando a causa de los estafadores

Aunque Violet y Allen mostraron una gran generosidad con su comunidad, eso no impidió que las estafas de lotería los atacaran. Solo un mes después de su victoria, comenzó a circular una estafa por correo electrónico con los remitentes que afirmaban las identidades de los Large. Como de costumbre, los mensajes decían que la pareja estaría regalando parte de su dinero al afortunado receptor, un truco destinado a estafar a la gente para obtener su información personal, incluido el nombre, la dirección, la información bancaria, etc. Asimismo, los remitentes solicitaron a los destinatarios que enviaran dinero para cubrir las tarifas de procesamiento.

Incluso tres años después de su victoria y dos años después de la muerte de Violet, los correos electrónicos continuaron enviándose, lo que resultó en una avalancha de llamadas telefónicas para Allen Large. Por supuesto, esto fue extremadamente molesto para él, que no estaba contento de ver que los estafadores todavía usaban el nombre de su esposa en sus correos electrónicos. Señaló que ella sabía sobre las estafas antes de su fallecimiento y, naturalmente, estaba molesta por eso. Desafortunadamente, no había una manera fácil de detenerlo, ya que la mayoría de estas estafas se originan en países extranjeros donde las autoridades canadienses no tienen jurisdicción.

Cuando reciba correos electrónicos de remitentes que afirman ser ganadores de la lotería, asegúrese de permanecer alerta. Nunca comparta sus datos personales al tratar con este tipo de correos electrónicos. En caso de duda, hable con un amigo o familiar.

Recomendado:  Cruz de la Suerte Internacional de Hoy: Predicciones y Consejos

Conclusión

La mayoría de la gente ni siquiera pensaría en donar casi la totalidad de su dinero después de ganar la lotería. Sin embargo, Violet y Allen Large claramente no eran «la mayoría de las personas», ya que se preocupaban mucho más por su comunidad de lo que se preocupaban por los millones que habían ganado. Al igual que otro generoso ganador canadiense, Bob Erb, y la ganadora de Powerball Pearlie Mae Smith, la pareja demostró un gran desinterés y, al hacerlo, ganó el amor y el apoyo de personas de todo el mundo. Al menos, su historia muestra cuán importante es considerar todas las formas en que uno puede gastar sus ganancias de lotería. La idea de poder usar ese dinero para siempre es un incentivo más para seguir jugando.